Éstas son las bebidas que puedes preparar para este verano


1. Limonada: lo clásico nunca falla, por eso, lo que sí o sí debes hacer es una límonada. Sólo necesitas limón, lima, agua, azúcar y hielo. Sólo tenemos que exprimir 4 o 5 limones, un par de limas, añadir 750 ml de agua, unas pieles de los cítricos, un poco de azúcar, si no os gusta muy ácida y hielo. Para evitar que el azúcar se quede en el fondo, podéis seguir la receta estadounidense y elaborar un jarabe de azúcar previamente, con un poco de agua, azúcar y ralladura de limón. También podéis decorar con unas hojas de menta.

2. Té: todos nos hemos preparado un té caliente, sólo necesitamos una poco de agua caliente y un una bolista de té. En este caso sólo debemos cambiar el agua caliente por agua frío y con hielos y tendremos una bebida ideal para este calor.

3. Café Frappé: para todos los que no pueden dejar de tomar café, pero el calor los está obligando, el café frappe es la solución. El secreto es que el hielo esté bien triturado para que se una bien con el café.
4. Smoothies: estas bebidas frías pueden utilizar frutas de verano, como sandía o el melón, tendremos una bebida hidratante y refrescante, además de muy saludable.

    ¿Para adultos?


    Si quieres algo con un poco de alcohol puedes optar por alguna de estas opciones:

    1. Mojito cubano: para este sólo necesitas ron blanco, agua (con o sin gas), azúcar, hiebabuena, lima y hielo. Sólo debes colocar dos cucharaditas de azúcar en un vaso alto y un poco ancho. Sobre el azúcar añadir media lima troceada y exprimirla con la ayuda de un mortero. Añadir un golpe de agua, más o menos el doble de la cantidad que vayas a poner de ron, y añadir la hierbabuena machacamos. Después añadimos el ron blanco y, por último, el hielo. Removemos, colocamos la correspondiente pajita, decoramos con una ramita de hierbabuena y listo.
    2. Sangría: comenzamos disolviendo 60 gramos de azúcar en 75 ml de agua caliente para formar almíbar. En un recipiente amplio o un bol grande, ponemos vino y el almíbar y añadimos zumo de naranja, removiendo para que se mezcle bien. Pelamos, troceamos frutas  al gusto y las incorporamos al bol con el vino. Añadimos el zumo de un limón y la rama de canela. Dejamos reposar entre dos y tres horas para su maceración. Transcurrido este tiempo volcamos en una jarra y servimos acompañada de cubitos de hielo.